Fui


Rojo para las tardes que destiñen
sobre la pradera.
Dos caballos salvajes buscan el aliento cálido
del otro.

Yo también.
Fui roja.
Fui caballo.
Fui salvaje.
Fui buscando tu cálido aliento.

Yo también fui.

No hay comentarios: