Noche


Déjame coger tu mano, vamos. No tengas miedo. Las pesadillas asustan, pero no dejan de ser invenciones forjadas por tu mente. Pero mi mano, ésa que sale de debajo de la cama presta a agarrar la tuya, es de verdad.

3 comentarios:

P. Conde dijo...

¡Joder, Rocío! Perdón, ¿se pueden decir tacos aquí? Imagino que como es una exclamación de sorpresa, de admiración, pues se puede.
Me parece buenísimo. Hay una palabra que no me convence... pero el día que yo pueda escribir algo así vendré a corregir o a sugerir cambios.
Un beso.

Frida dijo...

Qué bueno, Rocío. Y qué miedo!!
Un besote.

Rocío dijo...

Pedro, Lidia, muchísimas gracias!! No sabéis la ilusión que me hace que os haya gustado. Besos mil a cada uno :)