Lo supe

Supe que me mentías: tus ojos.
Supe que me engañabas: tus manos.
Supe que había otra: tus labios.
Pero tu corazón supo latir al compás del mío, 
cada vez más despacio, 
cuando ambos bebimos el destino
[siempre juntos]
que preparé para ambos.

No hay comentarios: