Crédulos



La vida se asomaba bajo sus pestañas postizas. Él creyó en esa promesa muda. Juntos descubrieron que se puede vivir felizmente engañados: sólo tuvieron que amordazar a la verdad y meterla en un cajón, debajo del talonario.

No hay comentarios: