Cuento de hadas galáctico

Tacirupeca Jaro fue enviada en misión secreta a Saturno. Viajó en una cápsula para evitar los radares de su enemigo Bolo Rozfe, y sorteó con habilidad el cinturón de meteoritos que orbitaban alrededor del planeta. Una vez allí, quiso contactar con la agente secreto Talibuea, pero llegó tarde. Su enemigo galáctico la había liquidado y tomado su apariencia. Tacirupeca le descubrió gracias a la sonrisa que le dirigió el usurpador, desde su disfraz perfecto. Esos relucientes colmillos no podían ser de Talibuea, que usaba dentadura postiza desde hacía años. Bolo Rozfe murió desintegrado por un certero disparo láser, y Tacirupeca se disparó después. ¿Qué sentido tiene una presa sin cazador?

3 comentarios:

Ro-Lupercalia-Adler June dijo...

El impacto áser final:
"Qué sentido tiene una presa sin cazador".
Comentar esta línea sí que acerca al infinito. Inacabable. No en suspenso sino tajante.
Gracias por hacernos volar. Ya era hora de que Tacirupeca se modernizara aunque ha sido muy breve su existencia saturnal.
Queremos más.

Ro-Lupercalia-Adler June dijo...

Fe de erratas (mías):
Taricupeca y no áser sino láser.

Milenia dijo...

Querida Ro-Lupercalia-Adler June:

Es un auténtico honor tenerte por aquí. Caperucita saturnal estaría encantada de proseguir su periplo si tuviese un alter ego a la altura.

Yo también quiero más de tus minificciones :)

Un beso azul.